viernes, noviembre 02, 2012

La polifacética María García Esperón, que se encuentra ahora promocionando  sus últimos libros El anillo de César  y El duende No, ha aceptado contestar a nuestras preguntas acerca de la poesía infantil que ella tan bien conoce.


1.      ¿Cómo definirías la poesía infantil?
2.      ¿Crees que hay una división clara entre poesía infantil y poesía para adultos? ¿Qué marca esa diferencia?
3.      Menciona algún poeta que te haya impactado especialmente a la hora de escribir.
4.      ¿Por qué crees que se publica tan poca poesía infantil?
5.      Recomiéndanos algún poemario de poesía actual.
6.      ¿Piensas que a los niños les gusta la poesía? ¿Por qué?
7.      ¿Cómo valoras la crítica literaria actual?
8.      A la hora de escribir, ¿te planteas tus posibles receptores?
9.      ¿Por qué crees que la poesía sigue siendo un género minoritario?
10.  ¿Por qué o para qué escribes poesía?

1. Como aquella que nos otorga una experiencia de origen, la que tiene un sabor a paraíso.

2. La poesía es una sola, ella sabe encontrar a su lector y viceversa. En lo personal, descubrí la poesía siendo niña en poemas que no se escribieron para niños. La poesía para niños actual que prefiero es la que puede emocionar a un lector adulto.  La poesía que más me gusta actualmente es la que me hubiera gustado de niña y al leerla me reconvierto en ese ser de cosmicidad y apetencia de belleza que fue mi ser infantil y que permanece inalterable.

3. En el pasado, Rubén Darío, principalmente, por la brillantez del mundo que mira al crear, que recrea al mirar. En el presente, Aurelio González Ovies, cuya obra me ha impactado tanto que, aunque no escribo como él, me encuentro recién nacida en el asombro del mundo que su poesía devela, que a casi tres años de haberlo descubierto, me sigue pareciendo de belleza inagotable.

4. Por la misma razón que se publica poca poesía. Porque los programas educativos  y los proyectos sociales se construyeron sobre el esquema racionalista (privilegiar el intelecto y posponer la sensibilidad) y el utilitario.

5. Hay muchos que me gustan, pero Los espejos de Anaclara de la uruguaya Mercedes Calvo me parece un libro sobrenatural, un espejo del alma y el viaje más verdadero al corazón de la infancia que yo haya conocido. Y porque con sencillez y sutileza revela lo oculto.

6. Sí les gusta y lo compruebo muy a menudo. Ayer mismo en una presentación de mis libros, hablaba con unos niños de esto, de si distinguían entre el habla común y un poema, y al empezar a decirles yo una poesía, la luz que se encendió en su mirada lo dijo todo.

7. Como una gran aliada de quienes escribimos literatura infantil y juvenil. Los críticos valoran el libro completo, como esa suma de esfuerzos de autores, ilustradores, editores que han puesto lo mejor de ellos en el libro infantil. Es difícil que un libro de poesía infantil, que por lo general es ilustrado, reciba una crítica anquilosante y negativa porque hay muchos valores involucrados. Muchos de quienes hacen crítica de literatura infantil y juvenil se expresan voluntariamente, a través de sus propias tribunas electrónicas, y lo hacen por convicción y pasión. Y difunden la obra, amplían el universo de lectores.

8. Sí, el niño, la niña que hay en mí: el núcleo de infancia que llevo dentro y hacia el que peregrino a través de la palabra.

9. Porque nunca ha sido ni será masiva. La poesía apela a lo más íntimo, lo más sagrado, lo más puro secreto del ser humano. A lo inefable, a pesar de estar hecha de palabras. Al conócete a ti mismo, que siempre es un encuentro con la soledad.

10. Por amor y para amar.

1 comentario: